15 feb. 2008
Como la vida misma
Deseo cerrarle el paso, la sujeto pero sigue moviéndose. Respira hondo y dice "soy tu madre". Refuto "pues ya no lo eres". Un alarido escapa de su boca "furcia". Me acerco al armario, siento un zarpazo en la espalda, reacciono con violencia, "deberías estar encerrada". Corro al cuarto y una excrecencia monstruosa me invade por completo. Destapo un frasco de seconal, lo vacío dentro de mí, el sufrimiento se detiene: pequeños pero intensos calambres indican que todavía hay vida, sirenas, llantos en medio de quejas, un vómito del más allá, otra vez de vuelta al infierno.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 18:57 |


1 Comments:


At dom. feb. 24, 12:31:00 a. m., Blogger Gabriel Espinoza 

Patricia...hace algún tiempo escuche en una película un verso que de alguna u otra forma me cambio: La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos – Alejandra Pizarnik – desde entonces busco información de ella, todo lo encontrado no termina por saciarme, quiero mas, por esa razón me atrevo a escribirle, por que se me puede ayudar. Gracias anticipadas...Saludos



Site Meter