17 nov. 2007
LA CONTEMPLACIÓN
Seis en el tercer puesto significa:
Contemplación de mi vida
decide sobre progreso o retroceso.

Llegamos aquí al punto de transición. Ya no mira uno hacia afuera para obtener imágenes más o menos restringidas o confusas, sino que la contemplación la dirige sobre si mismo para obtener una orientación con respecto a sus decisiones. Esta contemplación adentrada constituye precisamente el modo de superación del ingenuo egoismo en alguien que todo lo contempla únicamente desde su propio punto de vista. Así llega a la reflexión y con ello a la objetividad. El autoconocimiento, empero, no consiste en ocuparse de los propios pensamientos, sino de los efectos que emanan de uno. Únicamente los efectos producidos por la vida ofrecen una imagen que nos autoriza a decidir qué es progreso o retroceso.

I Ching, El Libro de las Mutaciones

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 12:40 | 4 comments

Llego a las siete en punto y me coloco en la primera fila. Del bolso extraigo los auriculares y me encierro en mi mp3: State of love and trust as I busted down the pretext. Sin still plays and preaches, but to have an empty court, uh huh...Al cabo de unos minutos siento la necesidad imperiosa de huir, de abandonar la sala como cenicienta en el país de las mentiras. Miro la puerta, el reloj avanza sin compasión, la gente sale y entra sin ubicarse en ninguna parte. Cinco, diez, quince minutos. Quizás no vendrá, me voy, no, no puedo. Mierda! Acaba de llegar, es él. Mi pulso se acelera, me mira rápidamente sin mutar el gesto. Comienza la presentación, sigo encerrada en la voz de mis pensamientos. Sus palabras no me interesan, aunque en algún momento alcanzo a escuchar un fragmento de la novela malísima que está leyendo. Veinte, cuarenta, sesenta minutos después termina aquella reunión de escritores de medio pelo, de esos que aparecen en los medios de comunicación con aspecto de saberlo todo y presumiendo de tener veinte libros en el mercado. Espero, no se acerca. Todo lo contrario, me da la espalda. Parece que desea irse pero lo detiene un amigo. Entonces decido arrancar la última página de este cuaderno y dársela. Sin mirarme, toma la hoja y la dobla guardándola en el bolsillo del pantalón. Intercambiamos pocas frases: breves, frías, convencionales. Finaliza el encuentro, camino hacia la salida y en la calle mientras fumo un cigarrillo, me digo: …irremediablemente los sueños terminan al abrir los ojos.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 11:44 | 0 comments

Desde que recibí su primer email, vacío mi estómago en post-arcadas voluntarias. Fumo compulsivamente a un ritmo aproximado de siete cigarrillos cada hora. Me alimento de un pasado y de un presente que pronostican tiempos peores. Aparte de esto, cabe destacar, que el hedonismo lo perdí cuando tomé el último tren hacia un callejón sin salida.

Tengo seis meses esperándolo. Los días pasan y busco su rostro entre la gente, en los vagones del metro, en las escaleras mecánicas. ¿Cuántas noches antes de dormir he imaginado el encuentro? ¿cómo explicar con palabras que mi corazón se acelera tan solo con pronunciar su nombre? Trato de convencerme que será un fiasco, que “no vale la pena”. Mientras camino hacia el lugar y la hora convenida, me digo: “olvídalo, no vayas”. Pero ¿cómo no hacerlo? ¿cómo negar que la cursilería avanza a ritmo sincopado? Ya sé: es una pasión adolescente, una batalla perdida por los años.
En las vitrinas de los negocios se refleja mi torpe figura que -con cierta ingenuidad- camina viéndose a cada paso. Ella, es decir yo, se detiene a pensar mientras dirige la mirada hacia ninguna parte. ¿Cuántas horas he de seguir esperando? ¿Tres, cinco, ocho? Me he preparado desde el amanecer, todo entra en el universo del orden: pelo, ropa, cara. Solo falta una cosa: él.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 7:28 | 1 comments
8 nov. 2007
POEMA
Aunque me quedé fuera de todo
no quiero caer sobre cualquier mentira.

Otro tren pasó
dejándome fuera de tu cuerpo.

Tal vez se trataba de eso:
misterio,
un zarpazo final
y luego,
el silencio
o unos cuantos desengaños.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 8:36 | 3 comments
7 nov. 2007
20 DE ABRIL

Me siento incapaz de empezar otra vida. A veces debería ser más fácil abandonar una existencia cómoda y aburrida, por otra más dolida pero llena de emociones nuevas. Esta mañana frente al espejo no me he reconocido. ¿Qué haré con esa pequeña arruga que me ha salido al lado de la comisura de la boca? parece persistir y hacerse cada día más visible. Sé que no hay remedio, con el transcurrir del tiempo se quedará incrustada en la piel como un rayón en el mapa. Tengo miedo a lo que crece dentro de mí, y es las ganas de sentir la pasión. Hace mucho que esto se ha ido, ¿tengo derecho a ello? Hoy recibí un email de alguien que nunca he visto y en una oportunidad le escribí para pedirle una información…Eso fue hace casi dos años atrás. En su mensaje me decía que deseaba tomar un café conmigo. Extraño, pero rechacé la invitación. Quizás por miedo a su mirada reprobadora. De joven esto no me importaba, cuando iba a una fiesta o a reuniones sociales, siempre terminaba con el chico más guapo. Estaba tan segura de mi misma que el pensamiento de los otros me daba exactamente igual. Ahora, al caminar por las calles, al pasar por los escaparates de las tiendas, al verme, veo a alguien que no soy yo. Alguien que con el transcurrir de los años ha ido cambiando y me es ajena, odiosa. Escribo estas líneas, sabiendo que es inútil toda queja.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 10:19 | 0 comments
Site Meter