31 may. 2008

La lluvia me hace revivir sensaciones encontradas. Durante mi infancia, cuando llovía era una felicidad salir al patio a bañarse bajo el agua tibia, tropical. Era como si toda la naturaleza descansara y recibiera alivio despues de una gran contención. Sin embargo, en Europa, las lluvias del otoño me recuerdan las tardes llenas de desamparo, o sea años de mi juventud, perdidos en un pueblo alemán.....días grises, interminables, esperando un tren, caminando entre charcos de agua, maldiciendo cada minuto de mi existencia.
¿Como reconciliar ambos sentimientos?
Según el pronostico del tiempo, mañana lloverá sobre Madrid.

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 0:52 |


0 Comments:




Site Meter