14 sept. 2009

Son las cuatro de la madrugada, y no puedo dormir. Miro fijamente sin pestañear el techo, cinco, diez, veinte minutos y pienso, espero, doy vueltas en las cama. Por quinto día consecutivo le envío un SMS a R. y no obtengo respuesta. Marco su número: 679679.....y salta el contestador. Frustración, deseo de insultarlo, de decirle que lo amo y sin embargo: silencio, un silencio que avanzan hasta mi cama y me posee. ¿Cuántas veces ha sucedido lo mismo? ¿Cuántas veces me aferro a lo intangible para mitigar un vacío que no se llena con nada? Cada vez que me miro al espejo, me doy cuenta que sigo viva y es entonces cuando deseo huir muy lejos de aquí....

Etiquetas:

 
posted by Patricia Venti at 23:27 | 2 comments
Site Meter